Go to ORIOL ESPINAL Projects Homepage
oriol espinal #poesía
produccio poetica oriol espinal

Producció(n) Po(è)(é)tica

Oriol Espinal

Periferias 1 #Luz


14

Otra historia

 

te asombra el encuentro de sombras

dentro de la tiniebla de tu sueño risueño,

niebla de ensueño masturba los cuerpos,

los muertos gritan: más turba más turba en los cuernos

sepultados bajo el rosal de la sorpresa,

la sal, la fresa en la celda del siervo

encarcelado por ciervo asesino,

acecinó la rosa carne de la Rosa, la prostituta

sin dueño que bebía cicuta amorosa en lechos

de calle, calla y deja que hablen sus pechos

de derechos y golpes de suerte que a la muerte

reducen y al barquero seducen con flechas de acero

del gran arquero que estatuas de cera

lacera con púas de abeja, la vieja insecta,

libando búas infectas en las malheridas

carnes florales de la mal querida del bando

sin bandera ni cabellera de hojas y pétalos,

tallo que asoma por la llera de chinas rojas,

maroma, crótalo que talo sin siquiera rozar

las aguamarinas del mar de sangre, sin arterias

ni materia prima del martirio de un zar

sin rusias ni satirio al que atormentar muy despacio

en los hoyos marmóreos de un palacio de invierno,

un infierno octubral, son el mal las hormigas

en las pútridas ramas de los móreos,

no hay escamas de acero que defiendan la cama

de la zarina, aunque harina es de otro costal,

las mujeres descalzas fabrican con prisas compresas

con hábitos de monja real, Madrid bien vale una misa

oficiada por Artemisa, la cazadora de almas,

pudrid al monarca ochentón, al putrefacto odre de ajenjo

cazador de elefantes, gritará en el sermón

mientras sin arte encaja los bolillos la carca

priora que odia al Cabezón que tañó el órgano

pensando en el pezón de una infanta difunta 

que, disfrazada de Atalanta,

se bañó en una lágrima de una presunta Diana

que no era otra que la Rosa,

la mártir del amargo odio cerval,

la rabiza que mascaba artemisia

y se embriagaba con agua de mar,

en verdad que da grima pensar en el ciervo asesino,

y en su cuerno de cuervos se posaron dos leonados,

tras oler la carroña de un buitre asaetado

rellena de larvas de oro que la comen a besos,

imperiales abscesos que al goloso gusano engordan,

lombrices en el ano real, qué suceso, en las cavas del castillo

el sucesor afila la áurea hoz, martillo en mano

sube al trono, de pronto suenan los trenos,

el dolor de las lavanderas, el olor de lavanda,

la nueva era ya anda, fulgor de guirnaldas de estrellas,

toca la banda una bella canción, La destronización,

mal que bien ecos y truenos la propagan,

mas la buenanueva se troca en buenamala

y una corona va en busca de una testa,

la del nuevo guardián de la sala del solio,

chirona de oro donde mora solo

como el sol detenido y ciego, apesta

y sólo está por chismes palaciegos,

el descontento acaricia las calles,

los valles rugen: cercenad el ego imperial,

que todo el fuego arda en los laureles,

mas el juego no se detiene, a los videntes

les echan los lebreles, a los profetas,

espinas de gabarda en la escudilla,

y a los augures les cosen el vientre

con dientes de escorpina, ebrio de horror 

grita el sayón: queridito adivino,

el súbdito decente no opina ni mira de frente,

corre el vino en el salón de damasco,

y en las llanuras de extramuros, la sangre

y el asco, el casco del soldado desconocido

asoma por los Campos de Marte, honor y muerte,

el arte de los dados anda perdido entre dardos y picas,

la suerte está echada, no duerme el ladrón ni la mosca,

la adamascada espiga de larvas se sacude las alas,

hojas de ortiga, retales de broncínea piel,

carbúnculos licuados, hiel, grumos ígneos, vómitos,

humo, velo de hedor, heces en las cartas de amor,

manos azules, peces de amarillo veneno,

el carro de heno del mundo, nauseabundo retablo,

mosaico del pasado, mosaico del presente, mosaico del futuro


06/03/2012