Go to ORIOL ESPINAL Projects Homepage
oriol espinal #poesía
produccio poetica oriol espinal

Producció(n) Po(è)(é)tica

Oriol Espinal

Periferias 1 #Luz


48

Si casi todo está aun por nacer

 

Se hace difícil hablar de la muerte

cuando un muro de nieve se interpone

entre los ojos y el espejo del sueño,

y más todavía si casi todo está aun por nacer

y la hierba de mis latidos

no se resigna a dejar de crecer 

importunando a los ancianos con travesuras y vagidos

 

Mas ahora que el año agoniza,

a día 12 de diciembre de 2012,

y es de noche y la luz encoje a la velocidad

de una agigantada tristeza,

te digo a ti, mi futuro cadáver,

que no habrá rosas que se beban tu sangre negra

ni auras que cosquilleen tus cejas congeladas

ni dioses que digieran tu alma y el mal causado;

te digo que cuando el aire huye de nuestro templo,

la primavera se encarama en los altares de la noche

para anunciarse como un mito inadorable,

y el verano se enclaustra en un santuario 

de recuerdos translúcidos, 

huérfanos del olor de la simiente,

del color de los besos, del calor

de las caricias en los sexos

 

Hay en tus ojos ciegos la revelación de la nada,

la imagen de un gran todo, todo él irreductible

al verso y al pincel, al canto y al cincel

 

Tu boca llena de tierra es la roca

que manos aun informes sostendrán

como a una calavera principesca

 

Tus dedos serán títeres de tiza gobernados

por zotes y procaces, y tu cráneo...,

tu cráneo se hundirá en una feliz vacuidad

de templo abandonado, coronado

con ramas de laurel de los abismos,

sangrando plomo por las grietas,

profanando el retablo del recuerdo

hasta el preludio blanco de la angustia,

telón que veda lo imposible en tanto que imposible

y hace posible el desencuentro

con el Maestro di color che sanno

 

Nada sabemos si no sabemos lo que es la muerte

ni en qué museo cuántico se conservan las líneas

que enlazan una nada con otra nada

¿O es la nada la verdadera plenitud, el contenedor

donde amor y odio se debaten en su propio espejismo,

el habitáculo de la escoria que nos da a luz,

que nos incrusta ojos solo aptos para un existir

encerrado entre muros de tierra, agua y aire?

¿Qué harás, futuro cadáver mío,

cuando las flores se pudran en tu vientre?

¿Sumirte en las raíces de un poema que otro escribirá?

¿No pensar en tus otros que a cada hora y por trillones

nacen y mueren en la multiversal espuma?

Hagas lo que hagas, agradece el guante negro de las sombras, 

su ultraleve caricia, el crujido de pasos en la grava, 

el revoloteo de pétalos y huesos de alas, 

la guardia inofensiva del ciprés,

las espaldas y su homenaje de olvido y risas,

el aliento del bosque, la luz

de la noche, la luz de la luz


22/12/2012